En los bares de Asia

        La conocí en Bangkok. En el bar del Hotel Four Seasons. Cené en el hotel, especialidades como biryani de pollo, korma de cordero, cangrejo en polvo al curry y un excelente vino tinto australiano: Penfolds Grange. Luego me acerqué a la barra para tomar una gorra de noche. Cambiaría mi vida. Se acercó a la medianoche. Me saludó una sorpresa. La música me golpeó. En el podio estaba una hermosa joven con un micrófono en la mano. Era alta, delgada, con un vestido azul medianoche y con el pelo negro colgando sobre su hombro izquierdo. Podía recordarle a Anita O'Day. Su voz era cálida, suave, profunda y oscilante. Ella era una sensación. Estaba claro que ella había escuchado a Billie Holliday y Ella Fitzgerald. Seguramente Frank Sinatra. Ella cantó The Great American Songbook - Night and Day, Wonderful, How About You, Blue Moon, My Blue Heaven, Moonlight en Vermont, Anything Goes. Sólo mis favoritos. Yo estaba en el séptimo cielo mencionado. Hun hadde en avdeling, Cole Porter-glansnumre - A partir de este momento, solo una de esas cosas, amor en venta ... En el descanso, la invité a mi mesa. Y ella realmente vino y se sentó. Ella me miró con una sonrisa. De inmediato comencé a alabar su canción. Su canción, su voz, su actitud, su sonrisa, la forma en que movía las manos, mantenían la cabeza puesta. Le pedí que se dijera cómo se había convertido en una cantante tan sobresaliente. ¿Cómo aprendió ella todo esto? Ella era de Corea del sur y estaba de gira con su primo, quien la acompañó al piano. (Jugó elegantemente en un estilo de swing de Teddy Wilson). Con 16 años de edad, comenzó a trabajar en la cocina en una base militar estadounidense en Manila. Ahí ella aprendió inglés, idioma que hablaba con fluidez. La base militar tenía una gran estación de radio que reproducía música durante todo el día. Pop americano y jazz. Ella debe haber sido un regalo musical excepcional. Con el tiempo ella aprendió todas las melodías y letras, tenía un repertorio de más de 100 canciones, y estaba encantada de cantar. Ella dijo que le había dado sentido y contenido a su vida. Los soldados en la base estaban encantados con su forma de cantar y le pidieron que actuara en el club nocturno. Allí consiguió un trabajo y consiguió lo que se llama éxito. Ella comenzó a grabar grabaciones. Entonces me preguntó de dónde venía. Le respondí que venía de un país al otro lado del mundo, un país del que probablemente había oído hablar muy poco o nada. Luego el descanso terminó. Ella me dio las gracias y me dio un gran abrazo. Caminó hasta el podio, se inclinó sobre el pianista y le susurró algo al oído. Luego se levantó y comenzó a cantar. Ella cantó. Olvidé el título de la canción, sólo recuerdo las sensaciones que tuve aquella noche.

Anuncios

UNA APUESTA

Recuerdo el primer libro “adulto” que leí, era Diario de Ana Frank, yo tenía 10 años, estaba en mi último año de la escuela primaria, era una de las pocas novelas que había en mi casa, quizá sólo había unos cuantos libros más acumulados en los muebles (que no eran libreros) de mi hogar. Había algunos libros más que eran de mis hermanos mayores, generalmente de ciencias sociales, que era lo que ellos estudiaban en la universidad, pero muy pocas novelas, poquísimas, y entre esos pocos libros se encontraba ese diario. Lo que llamó mi atención cuando lo vi fue la portada obviamente, tenía 11 años, me gustaba dibujar y supongo que mi formación en casa y en la escuela fue muy visual. Entonces la portada llamó mi atención, la famosa fotografía de aquella chica judía, la vi pequeña a ella, era una adolescente encantadora, un poco mayor que yo cuando tomé ese libro, creo que eso fue lo que más me motivó a leerlo. Me costó mucho trabajo terminarlo, casi un año, todas las vacaciones de verano previas a entrar a la secundaria y luego en las vacaciones de diciembre, lo leía por temporadas. Mi familia consideró un logro el que yo leyera un libro sin imágenes a esa edad, me regalaron un videojuego como recompensa. No volví a tocar un libro de carácter novelístico por mi cuenta hasta bien entrada la preparatoria, casi cinco años para volver a leer un libro “literario” por mi cuenta. Me olvidé de la literatura en mis años de adolescencia en pos del fútbol soccer y los videojuegos. Pero ahora que miro esos años en retrospectiva, aquél diario supuso el nacimiento que permaneció dormido en mi interior por largos años, como esperanto el momento justo para despertar. No recuerdo ni la segunda, ni la tercera, ni la cuarta novela que leí por mi cuenta después de crecer, sólo recuerdo que entre esas lecturas, leí con curiosidad y en momentos críticos de mi juventud una buena parte de Cien años de soledad, de García Márquez; esa novela capital la leí a medias en mi último año de preparatoria mientras convalecía de una fractura de tobillo, cuatro meses sin caminar que me sirvieron para leer, pero no fueron suficientes, pues no acabé de leer ese libro en tal oportunidad. Pareciera que alguien, o algo, borró de mi mente esos sucesos para instalar en su lugar recuerdos, momentos y personas que ahora están perdidos. No leía casi nada en aquel entonces, pero sí que escribía: cuentos simplísimos, y a veces dibujos con pequeñas explicaciones; poemas, dibujos con poemas... Pero lo que más escribía eran diarios, diarios de mi vida, de mis actividades, de mis amores imposibles; diarios para los partidos de fútbol (anotando cada gol, cada jugada y cada partido significativo en mi adolescencia, precisando rivales, viajes y canchas visitadas); un diario para los amigos y novias de la preparatoria, mencionando cosas pueriles propias de un muchacho entre los 15 y los 18 años, mencionando cosas importantes que me ocurrieron mientras participaba en torneos nacionales de fútbol y el proceso de entrar a la universidad, alguna fiesta, algún beso o aventura juvenil. También un diario para mis pensamientos, mis ideas y logros: “hoy tuve mi primer trabajo”, “hoy gané un concurso con un dibujo”, etcétera. A estas alturas del partido, se qué debería tener un bagaje mucho más amplio de lecturas de las que tengo, pero una u otra cosa [...]

El deseo

    Los mares y los ríos se juntan sin buscarse las manos, los dedos y los ojos vienen cercenados y arrojados en un costal. Así pues, perdí la apuesta y vengo a pedirte que no me escribas más, que busques al color en otro lado. Si a Dafne le crecieron los brazos, por qué [...]

¿Vale la pena el PlayStation Classic Mini?

Con los antecedentes de SNES mini, NES mini, Neo Geo mini, entre otras, la propuesta de Sony parecía muy atractiva, mucha gente se animó a reservarla. El precio de entrada era atractivo para muchos: 100 dólares aproximadamente para occidente. Sin embargo cada vez parece ser que merece menos la pena comprarla, desde que se anunció la videoconsola de Sony, ha habido una bajada de hype en general, cuando esta mini consola fue anunciada generó gran expectación, pues la gente esperó algo mejor de la empresa japonesa. Es cierto que los fans de Playstation que querían retomar tiempos pasados seguramente querrán tenerla, también los coleccionistas o acaparadores se animaron, ellos lo coleccionan el producto independientemente de la calidad y cantidad de juegos que tenga, ellos la coleccionan o la retienen para revenderla después. Pero a los consumidores, a los fans de hueso colorado de Sony los han dejado decepcionados, ¿por qué? Pues porque el producto no acaba de convencer, cuando se anunció la consola retro se esperaban títulos tan recordados por los videojugadores antaños.   Títulos esperados Una lista polémica desde su aparición, dada la cantidad de ausencias en un catálogo de juegos que fue inmenso y variado en su época. Vienen a mi mente ahora ejemplos como Gran Turismo, Wipeout,  Tony Hawk's Pro Skater, Castlevania: Symphony of the Night,  Crash Bandicoot y los añorados Resident Evil 2, y 3, sin dejar de lado a los Tomb Raider, Driver, Soul Reaver, y el aclamado  Silent Hill y tantos otros, en fin. Sumamente difícil satisfacer a todos al elegir solo 20 juegos de un catálogo tan enorme, no obstante la molestia de la “República de los gamers” es es evidente. Eran 20 juegos los presentados, sin embargo se hubieran podido agregar más títulos, dado que el tema de la memoria en estos días ya no puede afectar costos. Si bien es cierto que la consola se agotó en sitios como Amazon y comercios similares, también es cierto que mucha gente se ha arrepentido, pues cuando por fin se desveló la lista de los 20 videojuegos llegó la gran decepción; esto fue el primer síntoma de que los fans ya no se motivaban tanto, y acabó desembocando en que hubo personas que cancelaron su prereserva, mucha gente quedó insatisfecha con el listado de los juegos. Además un aspecto que no motiva a la compra de este producto (por lo menos para los hispanoparlantes) es que todos los títulos vendrán en inglés para occidente -actualmente, y para bien o para mal los consumidores se han acostumbrado a tener los juegos en el idioma que uno maneja-. Esto también pasará en países como Francia, Portugal, Alemania e Italia. Playstation mini parece ser que estará por debajo de la calidad que ha presentado Nintendo, sí otra vez Nintendo innovando en ideas y en ventas, y pasará a ser solo una opción para verdaderos fans de la empresa, esos que perdonan todo.  

Por la mañana

https://www.youtube.com/watch?v=f8JhkiWR114   Es delgada, cabello negro, ojos verdes; viste muy elegante para su edad (16 años) usa lente de pasta gruesa a veces. Hoy me la encontré de frente y ella evitó la mirada. Se podría decir que somos vecinos, pues vivimos a menos de 100 metros de distancia, yo le doblo la edad.  Usa el cabello corto, lo tiene muy negro y contrasta con su piel blanquísima. Casi siempre anda sola en la calle, a veces la he visto con su madre o con su abuela. Me gusta mucho esa japonesita, así le puse. 

“Eva” de Arturo Pérez-Reverte: la continuación de “Falcó”

Viviendo mil vidas

Eva, Falcó, Arturo Pérez-Reverte, espías, guerra civil Lorenzo Falcó vuelve a la carga en “Eva”, la segunda entrega de Pérez-Reverte sobre este espía

“Eva” es la segunda entrega de la que ya puede considerarse la saga de “Falcó” de Arturo Pérez-Reverte, la cual recibe el nombre de su duro protagonista Lorenzo Falcó, un espía que, en plena guerra civil española, acepta encargos de los nacionalistas a pesar de carecer del mínimo sentido de la lealtad a ningún bando político ni ideológico. En “Falcó” ya conocimos a este buscavidas mujeriego hasta la médula, atractivo y pícaro que nos recuerda a Humphrey Bogart en el cine clásico, gabardina incluida. Soy de las que piensan que estos libros no son, ni de lejos, la mejor obra de Pérez-Reverte, pero su cambio de registro y la maestría para recrear una parte de la historia, hacen que “Eva” y “Falcó” sean lecturas obligatorias para los asiduos del autor, entre los que…

Ver la entrada original 490 palabras más