I MISS THE 90’S (parte 1)

 
Recuerdo a R., olvidé su nombre así que la llamaré R. Era una niña no muy bonita, pero con un corazón muy tierno, ella me regalaba paletas de grosella en el recreo de la primaria, yo casi no tenía amigos y R. siempre se juntaba conmigo en los primeros años, quizás le gustaba; es normal que las niñas se enamoren muchos años antes que los niños.

Yo lloraba todos los días al salir de la escuela. Mi madre tenía que hacer esfuerzos por llegar puntual a recogerme (ella es sumamente impuntual para todo) y cuando llegaba tarde, aunque sea por unos pocos minutos, yo me sentaba a unos metros de la entrada de la escuela y cubriéndome la cara me ponía a llorar. A veces algunas niñas muy guapas se acercaban a mí y trataban de consolarme. Yo tenía primos en esa escuela, pero pocas veces esperaban junto a mí. Esa costumbre se me quedó por los primeros dos o tres años de la primaria. Entre a la escuela Club de leones en el año 90.
El primer día de escuela llegamos tarde para variar, y mi madre habló con los conserjes para que me dejaran entrar.

Me metieron cuando ya todos los niños habían sido asignados a sus respectivos salones. Siempre me he preguntado por qué en aquellos años los adultos trataban con tanto desdén a los niños pequeños, asumiendo que ellos solos podrían encontrar, preguntar y resolver los problemas como lo haría un adulto. Ahí estaba yo, en medio del patio, buscando con la mirada a mi mamá y llorando. No sabía a qué salón meterme y llorando fui con el viejo conserje, grosero y tosco como él solo. Me dio un coscorrón y me llevó jalando del suéter a la dirección. Odie a ese maldito viejo toda mi primaria. En la dirección me dejaron sentado esperando a que la directora se desocupara de sus asuntos. Otro niño estaba ahí sentado también, menos tímido que yo, muy blanco él, -yo soy moreno-, de mi misma estatura y con el uniforme muy holgado. El platicó un poco conmigo antes de que la directora le indicara a dónde presentarse. El entendió inmediatamente y se marchó despidiéndose de mí también, años después supe que era más grande que yo, por dos o tres años, era muy pequeño de estatura. No recuerdo qué cosas me preguntó esa señora arrugada y amargada, supongo que mi nombre y mi salón. Yo como pude debí haberle respondido algo, era muy tímido así que debí hacerlo mal o con miedo y eso no debió parecerle a aquella vieja.
El caso es que me quedé todo el primer día de clases en la oficina de la directora, sólo recuerdo que decía y decía “a ver a qué hora se va a dignar el señorito a decirme su nombre y grupo para que lo mande y no pierda el día entero”, creo que la directora esperaba que yo entendiera su sarcasmo, pero no fue así. Yo me preguntaba el por qué esperar a un señorito y quería que ya llegara para que le dijera a la directora en qué salón me quedé, obviamente yo no entendí lo que me trataba de decir. Así que todo el día me la pasé aburriéndome ahí. Recuerdo que el escritorio era amplio, una ventana detrás del asiento de la directora iluminaba todos sus documentos, la subdirectora entraba una y otra vez, y no pocas veces decía: -¿A qué hora va a entrar a su salón este niño? a lo que la vieja agria contestaba: -Cuando el señorito se digne…
Una bandera mexicana en un extremo y en la pared más próxima un retrato del entonces presidente del país en esos años, Salinas de Gortari. El recreo comenzó y no me dejaron bajar, me quedé encerrado en la oficina mientras la directora salía por media ahora a hacer algo muy importante según ella. No recuerdo más de aquel día, se terminó el día escolar y mi hermana y mi tío fueron a recogerme. La directora les dio la queja de mí y me llevaron a casa. Al día siguiente se me asignó grupo y maestra. R. fue una de mis primeras amigas y siempre me compraba una paleta de grosella en los recreos. Jamás la volví a ver después de la primaria. Espero que esté bien y que viva una vida muy feliz.

 

adde1387-5ba9-4775-9ba5-8f99db407c06

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s