Conversación entre Will y Sean en el parque:

– ¿Sabes qué se me ocurrió?
– No.
– Eres sólo un niño. No tienes la menor idea de lo que dices.
– Gracias.
– De nada.
– Nunca has salido de Boston.
– No.
Si te preguntara sobre arte, me darías una lista de libros.
Miguel Angel, sabes mucho sobre él. Su trabajo, sus aspiraciones políticas, él y el Papa, sus preferencias sexuales, todo.
Pero no puedes decirme a qué huele la Capilla Sixtina, nunca has estado ahí ni has visto ese hermoso techo, no lo has visto.

Si te preguntara sobre mujeres me darías un compendio de tus favoritas.
Quizá hasta te hayas acostado algunas veces, pero no puedes decirme lo que es despertar con una mujer y ser realmente feliz. Eres un chico rudo.

Si preguntara sobre la guerra, me hablarías de Shakespeare “Una vez más a la brecha, queridos amigos…” Pero nunca has estado cerca de una, nunca has tenido la cabeza de tu mejor amigo en tu regazo agonizando y pidiéndote ayuda.
Si te preguntara sobre el amor, citarías un soneto, pero nunca miraste a una mujer y te sentiste vulnerable.
Ni has conocido a alguien que te absorbiera con los ojos. Como si Dios hubiera bajado un ángel sólo para ti, que pudiera rescatarte del infierno.
Ni sabes qué se siente ser un ángel para ella.
Tener ese amor por ella para siempre pasando por todo, pasando por el cáncer.
No sabes qué es dormir en un hospital por dos meses sosteniendo su mano, y que los doctores sepan que no respetarás las horas de visita.
No sabes lo que es una pérdida.
Eso sólo pasa cuando amas algo más que a ti mismo.
Dudo que hayas osado amar tanto a alguien.

Te veo y no veo a un hombre inteligente y confiado.
Veo a un chico arrogante y muerto de miedo.
Pero eres un genio, Will; es indudable.
Nadie podría entender tu complejidad.
Pero crees saber todo sobre mí por ver mi pintura.
Hiciste pedazos mi puta vida.

Eres huérfano, ¿verdad?
¿Crees que sé lo dura que ha sido tu vida, cómo te sientes y quién eres, porque leí “Oliver Twist”?
¿Eso te define?
Personalmente, No me importa una mierda, porque no hay nada que no pueda saber sobre ti que no pueda leer en un puto libro.
A menos que quieras hablar sobre ti mismo, sobre quién eres.
Entonces estaré fascinado, lo aceptaré.
Pero no quieres hacer eso, ¿verdad?
Te aterra lo que puedas decir.
Te toca, jefe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s